Nuestra historia

Nuestra historia

La Cooperativa Rural Eléctrica Tandil Azul Ltda. tuvo sus inicios un 3 de Agosto de 1964, cuando un pequeño grupo de productores rurales decidieron emprender el gran desafío de dotar de energía eléctrica a los establecimientos de la zona. La escasa densidad poblacional, las dificultades de accesibilidad por distancia o condiciones geográficas adversas, no fueron obstáculos que impidieran avanzar con ese ambicioso proyecto. Es por ello, que comenzaron a reunirse con vecinos y residentes de pequeñas localidades rurales, que tenían las mismas inquietudes y necesidades, intentando aunar esfuerzos y voluntades para poder hacer realidad el sueño de la electrificación rural.

 

Luego de arduos meses de trabajo, logró plasmarse la primera Asamblea Constitutiva de CRETAL, la cual contó con la participación de 23 asociados en aquel local de calle San Martín N° 905 (Oficinas administrativas de Ferias Islas), que con el correr de los días fue sumando más adeptos a medida que el proyecto iba tomando forma, llegando así a 117 miembros unos meses más tarde cuando se comenzó con la obra.

 

Debemos recordar que los asociados supieron entender la importancia de acompañar este proceso de electrificación rural, el cual independientemente de la rentabilidad económica, tenía como propósito y objetivo primordial, entender que en poco tiempo la electricidad iba a dejar de ser un lujo para pasar a ser una necesidad imperiosa para toda la zona rural. Ese fue el verdadero logro de sus fundadores, entender la importancia de empezar a modernizar el campo frente a los nuevos desafíos. 

 

Al año siguiente, en 1965, se da lugar a la firma del convenio con los Directores Técnicos de la Obra, Ingeniería Rural S.R.L., quienes tendrían a su cargo la representación de la Cooperativa durante la ejecución de los trabajos. Ya en el mes de Junio se procede a la apertura de los sobres con las ofertas  y se adjudica la obra a la empresa S.A.D.E., que en pocos meses pone en marcha la obra.

 

Aquel sueño de los primeros asociados se vería hecho realidad, cuando en el mes de Marzo de 1968 se dan por terminados los trabajos de construcción del Sistema de Electrificación Rural, y el día 13 de Abril se procede a inaugurar las obras con la presencia de autoridades nacionales, provinciales y locales. Debemos destacar que esta obra, fue la más importante, por su dimensión (aproximadamente 400 km. de líneas), de las ejecutadas hasta esa fecha en nuestro país.

 

La primera línea eléctrica extendida por CRETAL, logra conectar la subestación de la distribuidora provincial DEBA con campos próximos a la localidad de Chillar (Partido de Azul). A partir de esta línea troncal, la distribución se ampliaría a la zona de la Base Aérea, La Pastora, Los Huesos y del Parque Industrial, al norte del ejido urbano de Tandil.

 

En el año 1970 se proyecta llevar la energía eléctrica a la población rural de De la Canal, la obra beneficia no sólo a la población de la localidad sino también a los campos de la zona.

 

A partir de septiembre de 1973, la cooperativa asume el compromiso otorgado por la Municipalidad de Tandil de suministrar energía eléctrica a la localidad de Gardey. Ese mismo año, con el fin de incorporar mejoras en el servicio, se realiza una importantísima obra, la electrificación desde la Ruta Nacional 226, Paraje La Vasconia hacia El Amanecer hasta los límites del Partido de Balcarce.

 

Ya para el año 1977, la cooperativa había llegado a dotar de electricidad a la zona de Iraola. Y unos años más tarde entre 1983 y 1988, se logró abastecer de energía eléctrica a los establecimientos y poblaciones rurales de las localidades de Azucena, La Numancia, comprendiendo usuarios de El Gallo, Los Mimbres y Fulton.

 

El crecimiento de CRETAL y su consolidación como distribuidor de electricidad en el espacio rural fue incrementándose con el tiempo. Para mediados de 1985, a 20 años de su fundación, la cooperativa contaba con 700 usuarios que consumían aproximadamente 4.500.000 Kwh anuales.

 

En el mes de Julio de 1994, con el fin de autoabastecer las obras de tendido eléctrico rural y urbano de la cooperativa y frente a la necesidad de reemplazar los postes de madera por postes de concreto, se inaugura la fábrica de postes de hormigón ubicada en el área del Parque Industrial de Tandil. En la actualidad, gracias al perfeccionamiento que fue logrando la fábrica junto con la excelente calidad de sus productos, además de solventar las necesidades internas, también se encuentran disponibles a la venta.

 

Un gran avance en cuanto al cuidado del medio ambiente y las energías renovables, fue ser una de las pioneras en el país en la generación de energía eólica, en mayo de 1995, se promueve la instalación y puesta en marcha de dos molinos de viento para generación de energía en la zona del Paraje la Vasconia.

 

Como consecuencia de la privatización de la distribución de energía eléctrica en la Provincia de Buenos Aires, en marzo de 1997 se toma en forma efectiva el servicio en la localidad de María Ignacia - Vela.

 

Ya para el año 1998, se había duplicado el número de usuarios y se triplicaba la cantidad de energía distribuida. La evolución de las ventas creció en directa relación con la expansión de los tendidos y con la naturaleza de algunas actividades intensivas en energía, principalmente unidades de tambo mecanizadas, sistemas de riego, las canteras y empresas de acopio de granos.

 

Hoy en día, CRETAL continúa apostando a brindar una excelente calidad de servicio para todos sus asociados, realizando inversiones en el mejoramiento del sistema eléctrico como así también en el perfeccionamiento de su fábrica de hormigón.   

Compartir:

0800-333-4439
(0249) 442-7055 / 444-0496
Atención las 24 hs. los 365 días del año.
Colectora Juan Carlos Pugliese N° 498